Sí, la apostasía es real. Habrá gente que no se declara como apóstata y que vive haciendo a otros creer que es cristiano, pero ya no cree más.