En tiempos antiguos el peso de un compromiso verbal era tan serio como un documento escrito y firmado delante de testigos. Las palabras de un caballero eran esperadas a ser cumplidas a cabalidad.