Hoy el mundo vive tiempos complicados, para decir lo mínimo. Este año, nuestra nación se encuentra sumergida en una competencia electoral sin precedentes. Los debates políticos dejan desilusionados a muchos. Los insultos abundan y la retórica populista florece. Las grietas de una sociedad que se debate entre los valores tradicionales y el desmoronamiento del respeto y la dignidad humana se reflejan cada vez más en los titulares de las agencias ...