La carta del apóstol Pablo a los Efesios representa uno de los documentos doctrinales más importantes del cristianismo. En los primeros tres capítulos Pablo explica lo maravilloso del amor y la gracia divina que nos dio vida a través de Jesucristo cuando todos estábamos muertos en nuestros pecados.