Las pruebas tienen la cualidad de ser sumamente difíciles para la persona que pasa por ellas, y aun el creyente más sincero en Dios no está exento de ellas.