Aprovecho esta oportunidad para que hagamos una pausa en nuestras ocupadas vidas y meditemos en el valor que tiene la resurrección de nuestro gran Señor y único Salvador Jesucristo después de Su muerte en la cruz.