Todos los viernes en la tarde un grupo de estudiantes y maestros de la universidad cristiana en donde trabajo se reúnen a jugar basquetbol. Hace tres semanas fui a jugar con ellos y lo que parecía un día normal se convirtió en una experiencia que me ha impactado y que también ha tenido el mismo efecto en muchísimas personas.<br>