Hace ya cinco años que mi papá, Javier Esqueda, falleció inesperadamente. El gran vacío que nos dejó sigue y seguirá presente por el resto de nuestras vidas y es muy difícil resignarse a su ausencia. ...