Sólo aquellos que están en conexión con Dios pueden sentir el sufrimiento que él siente por un mundo que cada vez se degrada más.