Nos estamos dando cuenta que hoy en día hay muchas iglesias que tienen síntomas de una decadencia espiritual. Cuando nuestro cuerpo físico nos indica que algo no está bien, nuestro sistema nervioso aumenta el nivel de dolor hasta que nos vemos obligados de ir al médico.